Blogia

Resplandor Cristiano para tu vida

Alégrate por el día de Hoy

Alégrate por el día de Hoy

En su libro titulado The Tapestry (El Tapiz), Edith Schaffer describe un verano en que su esposo Francis pasó tres meses en Europa.  Durante ese tiempo, en el que lo extraño mucho, Edith y su hermana Janet llevaron a sus hijos a vivir a una antigua escuela Cape Cod.  Puesto que tenían muy poco dinero, compartían la renta, no tenían auto y creaban aventuras a diario para los cinco niños.

Mirando atrás años después, Edith dijo que ese verano:  Nunca más he vuelto a pasar un tiempo así con mis hijos ni con mi hermana o sobrinos.

Los repentinos y queridos momentos de la vida hay que reconocerlos por lo singulares que son.  No se pueden desperdiciar deseando otra cosa.

La perspectiva de Edith nos ofrece una clave para aplicar las palabras del Salmo 118:24:

Este es el día que el Señor ha hecho; recocijémonos y alegrémonos en él.

Durante los momentos difíciles nos vemos tentados a volvernos pasivos mientras esperamos que pase una tormenta de la vida.  Pero Dios nos invita a buscar activamente las oportunidades que tenemos a la mano en lugar de lamentarnos por lo que no tenemos.

Puesto que el Señor ha hecho este día, podemos ver más allá de las puertas cerradas y ver la gente y las oportunidades que antes pasamos por alto. Al celebrar sus valor descubriremos el gozo y la alegría que vienen de Dios.  -DCM

Fuente:  Nuestro Pan Diario 2005 , Editorial DHP

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un enemigo olvidado en la educación de los niños

Un enemigo olvidado en la educación de los niños

Ver televisión durante los años de la infancia parece no justificar una preocupación en los padres.
Aunque la costumbre sea verla durante largos períodos de tiempo, ni siquiera se ve una intención en ellos de reemplazarla por otros medios más convenientes de información, como son los libros.

La Academia de Pediatría de Estados Unidos publicado en la revista Pediatrics (agosto de 1999) donde se sugiere que: Los niños menores de dos años no deberían ver televisión ni tener televisores, videojuegos u otros medios electrónicos en sus dormitorios y que privilegien el contacto directo con ellos pues el exceso de televisión puede afectar la salud mental, social y física de los niños.

Recomienda, por ejemplo, a los pediatras llevar una "historia mediática", además de la clínica, que Incluye preguntas sobre películas, videojuegos, videos musicales, Internet y juegos por computadora, y también sobre radio, televisión y libros de sus pacientes, interrogando a los padres sobre los medios con los que acostumbran a interactuar sus hijos.

La Academia basó sus recomendaciones en el conocimiento sobre lo que los chicos necesitan para un adecuado desarrollo cerebral -fundamentalmente interacción directa con sus familiares- así como la noción de sentido común de que, si están mirando la TV, los bebés no están recibiendo otros estímulos esenciales.

Si esto fuera todo, aquí mismo terminaríamos con nuestro artículo, pero todos sabemos, a pesar de lo beneficiosa que pueda ser, del peligro que encierra para nuestros niños.

La responsabilidad de los padres

Frente a tanta corrupción. ¿Qué responsabilidad nos corresponde a los padres, educadores, y lideres espirituales frente a tal estado de cosas? ¿Estamos trabajando para mejorar la calidad de educación a nuestros niños?

Una encuesta realizada, directamente a los niños, por un prestigioso matutino de Buenos Aires revela que los chicos conocen los contenidos negativos de la programación televisiva, saben que la violencia invade la pantalla de TV. Son los más grandes, con mayor espíritu crítico, quienes coinciden en que las propagandas y los avances de otros programas, dentro del horario de protección al menor, son de mal gusto, groseros y excesivamente violentos.

Confiesan además que sus padres les dejan ver TV hasta tarde; cayendo la responsabilidad sobre ellos de qué ver y que no. Muchos de ellos confiesan que no tienen "horarios ni programas prohibidos".

Dos caras de una misma moneda

Es evidente que la mayor suma de material que el niño recibe en la televisión está constituida por series o películas de contenido violento o de insinuación criminal, donde el asesinato, el robo, la violación, la deslealtad, la infidelidad y sobre todo la ilegalidad imperan.

Por otra parte, la banalidad, el culto de la estupidez, lo superfluo y lo inmoral, parecer el único motivo que están sustituyendo los valores más nobles y positivos de la vida. Sin olvidarnos que la única enseñanza que deja es que para ser "alguien" en la vida es suficiente con ser audaz, transgresor e inmisericorde y conseguir nuestros objetivos cueste lo que cueste y caiga quien caiga.

Ambas caras nos muestran además la exagerada valoración de los bienes materiales con desmedro los valores intelectuales, culturales y espirituales

Programas de entretenimientos, novelas y "dibujitos" contaminados

Un rápido "paneo" sobre la programación al alcance de los niños, nos da una pálida idea de lo perniciosa que resulta la televisión para nuestros hijos.

El horario de 20 a 22 horas (8 a 10 PM) se considera el de mayor audiencia, estando estos ocupados los programas de entretenimiento o novelas plagadas de obscenidad, culto a la homosexualidad, e inmoralidad, donde la infidelidad y la promiscuidad son moneda corriente.

Otra modalidad es la narración de cuentos blasfemos, y las hay donde se hace intervenir a menores con los mismos contenidos que son los más festejados por los mismos padres.

Las novelas infantiles tienen la astucia de comenzar tratando temas inherentes a la niñez, como ser su vida escolar, sus juegos y picardías para pasar en pocos capítulos a mostrar una distorsión de la vida infantil, mostrándolos seriamente enamorados, actuando como adultos chicos y chicas con la anuencia y complicidad de los "mayores" que intervienen en la historia.

Las telenovelas que tratan la vida de los adolescentes no dejan ninguna de alentar la promiscuidad, la rotación de parejas, la homosexualidad, llevándolos a las relaciones sexuales y tratando de enfermos, anticuados y desubicados a aquellos que valoran la virginidad y la castidad.

Programas bailanteros con imágenes eróticas ocupan las horas más accesibles por los niños los fines de semana.

Hoy los super-héroes, son como dioses, con capacidad sin límite y poder para vencer a la misma muerte. La "resurrección" es característica de muchos de ellos.

Los dibujos animados que contemplan la "vida familiar" o de adolescentes modernos enferman las mentes de los más pequeños en que "todo me es lícito y todo me conviene".

Otro mal de todos los medios, pero potenciado por la televisión, son la propuesta del dinero fácil y de obtener cosas sin trabajar esperanzados en la suerte o el destino, un verdadero culto a la holgazanería.

Televisión Vs. Educación

Si la vida de un chico pasa por usar una computadora o mirar televisión, no nos debe extrañar que se aburra o moleste en el aula de su escuela, la clase bíblica u Hora Feliz. Además es probable que le cueste leer un texto, porque está acostumbrado a absorber veloces imágenes que transmiten múltiples informaciones al mismo tiempo; es como si su mente estuviera programada o formateada para un método que no se usa en la educación.

Las investigaciones más recientes dicen que, al completar 12 años de educación, los jóvenes argentinos han mirado 16.000 horas de televisión, presenciando veinte mil crímenes violentos que han alimentado su aparato menta y además con una alta cuota de mensajes que apuntan al facilismo, al exitismo y al perpetuo entretenimiento.

Otro estudio demostró que la TV. ocupa el segundo lugar en el tiempo del niño, después de la escuela, tomando como promedio 4 horas diarias de su atención y seguramente con mayor "éxito de-formativo".

Además el niño a ésa edad no distingue bien entre la realidad y la fantasía, entonces todas ésas escenas pueden almacenarse en la memoria como si hubiesen sido hechos reales. El crimen, la violencia y la inmoralidad se tornan así en vivencias "normales" en la cotidianeidad del niño.

¿Cómo actuar?

El remedio es una tarea compleja donde deben intervenir padres, educadores seculares y maestros bíblicos.

Es probable que tengamos poco o ningún éxito con los primeros. Los padres además de perder autoridad no son ejemplos en sí mismos por la falta de calidad en los programas que ellos ven, disfrutando muchas veces de todo lo pernicioso que señalamos antes.

Los maestros seculares están desmotivados por varias razones sociales, aludiendo que su tarea primordial es enseñar los contenidos curriculares, y que el inculcar valores espirituales es tarea irrenunciable de los padres.

Nuestro desafío

Por todo lo expuesto la mayor parte de la tarea recae sobre los que damos prioridad al espíritu de los niños, sabiendo que son la fuente donde beben sus mentes y por lo tanto responsables de sus conductas, pues conocemos "que de la abundancia del corazón habla la boca" ( Mat.12:34) y también controla la voluntad y los actos.

Solo Cristo puede cambiar las vidas de los niños y por lo tanto, en esta "horfandad" de autoridad y modelos sanos en que viven, darles, a través de la conversión, la sabiduría que no pueden aprender de sus mayores para saber elegir, no ya entre lo bueno y lo malo sino, entre lo bueno y lo mejor ( Fil.1:9-10).

Confiando que las promesas del poder de Dios también les alcanza al niño, logrando "que cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y "lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto. ( Rom.12:2)." Y "que llegue a renovarse en su mente y en su espíritu, y revestirse de la nueva naturaleza, creada según la voluntad de Dios y que se muestra en una vida recta y pura, basada en la verdad" (Ef.4 :23-24).

Si bien el enemigo y sus métodos son poderosos y dañinos, nosotros somos embajadores de Cristo y sabemos que "no es la voluntad de nuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños" ( Mateo 18:14)

Únete a Red Cristiana,

Tu cara no es tuya

Las empresas de cosméticos facturan millones de dólares por año en sus productos. Podemos decir sin temor a equivocarnos que la reina del mercado es hoy en día la cosmética. Cremas para la cara, cremas antiarrugas, cremas de limpieza facial, delineadores, brillo labial, sombras, bellos tonos de ruge para los labios y rubor para las mejillas, mascarillas de arcilla en sitios spa, crema antiacné para los adolescentes, etc., etc., atraen a hombres y mujeres, grandes y chicos, ricos y pobres en esta tendencia fóbica de cuidar y embellecer la cara.

Pero en realidad la cara no es tuya, ¿sabías? Aunque gastes fortunas en su mejoramiento, tu cara, tu rostro, la imagen que transmite no es ni nunca será tuya a menos que andes constantemente con un espejo colgando de tus narices. De lo contrario, los que vean y disfruten tu rostro serán los demás, nunca tu. No hay porqué obligar a los demás a ver una cara amargada.” No hay duda que nos alegra ver rostros alegres y optimistas, así de la misma manera, los dueños de esos rostros tienen derecho a esperar reciprocidad de parte nuestra con otra cara alegre.

Escasean, ¿verdad? Abundan las otras caras, las de ceño fruncido, las sonrisas forzadas, la de ojoso airados y fuera de órbita, muelas apretadas, mandíbulas tensas. ¿Será por eso que al entrar a un comercio necesitamos que se nos diga: “Sonría lo estamos filmando”? La palabra de Dios dice: “El corazón alegre hermosea el rostro” o sea que una cara tensa y avinagrada puede estar simplemente evidenciando que ese corazón está cargado de pesares Es que al fin y al cabo, de la abundancia del corazón habla la boca. Sí, en alguna medida, la cara es la ventana del alma, y muchas veces una ventana sucia me habla de una casa sucia y de un dueño sucio, así también una cara triste me habla de una vida triste y de un individuo triste. ¿Cómo está tu corazón, alegre porque has experimentado el amor de Dios o triste hasta tal punto que no puedes disimularlo? Sonríe, Dios te ama.

Pablo Martini

La Mentira

La Mentira

Según una de las fábulas de Esopo, una anciana que estaba a punto de perder la vista ofreció a un médico una jugosa recompensa a cambio de un tratamiento que le mejore la vista.

El médico, quien además de médico era un ladrón y mentiroso consumado, solamente se limitaba a untar aceite en los ojos de la anciana y mientras ésta tenía los ojos cerrados, aprovechaba para llevarse una a una las cosas de valor que la anciana tenía en su casa.

Cuando ya no quedaban más cosas que llevarse, el médico dijo a la anciana que el tratamiento había terminado y reclamó la recompensa acordada. Pero la anciana rehusó realizar el pago, por lo cual el médico le llevó a los tribunales de justicia.

En su defensa, la anciana decía a los magistrados: En verdad prometí pagar esa recompensa, pero siempre y cuando me mejore la vista. Pues sucede que antes del tratamiento, al menos veía borrosamente las cosas de mi casa, en cambio ahora, ¡no las veo en absoluto! La mentira es como un bumerang, siempre halla la forma de regresar para golpear al mentiroso.

La mentira es la expresión o manifestación contraria a lo que se sabe o se cree, o se piensa. La Biblia habla mucho sobre la mentira, porque la mentira no debe ser parte de la vida auténticamente cristiana.

La Biblia prohíbe la mentira. Colosenses 3:9 dice: "No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos"

La Biblia dice que Dios odia la mentira. Proverbios 6:16-19 dice: "Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre los hermanos."

La mentira está justamente entre las cosas que odia Jehová. La Biblia dice que Dios abomina la mentira. Proverbios 12:22 dice: "Los labios mentirosos son abominación a Jehová; pero los que hacen verdad son su contentamiento."

La Biblia dice que la mentira afecta la comunión con Dios. Isaías 59:2-3 dice: "Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua."

La Biblia dice que el diablo es el padre de la mentira. Juan 8:44 dice: "Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira."

La Biblia dice que el diablo induce a los hombres a la mentira. Hechos 5:3 dice: "Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?"

Estos son sólo unos pocos ejemplos de lo que la Biblia declara acerca de la mentira. ¿Cuál debería ser la actitud de los creyentes hacia la mentira? La Biblia nos da la información al respecto. Debemos aborrecerla. Salmo 119: 163 dice: "La mentira aborrezco y abomino; tu ley amo".

Además de aborrecerla, los creyentes debemos evitarla. Hablando del pueblo escogido de Dios, el profeta Sofonías dice lo siguiente en el capítulo 3 versículo 13: "El remanente de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados, y dormirán, y no habrá quien los atemorice."

Los creyentes también debemos evitar el intimar con los mentirosos, no sólo para no ser víctimas de alguna mentira, sino para no contagiarnos de ellos pensando que la mentira es una buena manera de obtener las cosas que se desea.

Esta es la recomendación de David. Salmo 40:4 dice: "Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira."

En otro pasaje del mismo libro, Salmo 101:7 dice: "No habitará dentro de mi casa el que hace fraude; el que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos."

Es tan sencillo deslizarse por el barranco de la mentira, que la Biblia aconseja a los creyentes a orar a Dios pidiendo no caer en la mentira. Salmo 119:29 dice: "Aparata de mí el camino de la mentira, y en tu misericordia concédeme tu ley."

Cuánta razón tenía David al orar a Dios pidiendo que ponga guarda a su boca. Salmo 141:3 dice: "Pon guarda a mi boca, oh Jehová; guarda la puerta de mis labios."

La mentira simplemente no es conveniente para los que están en posición de autoridad. Proverbios 17:7 dice: "No conviene al necio la altilocuencia; ¡Cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!".

Cuando este texto nos habla de un príncipe, está refiriéndose a alguien con autoridad. Pero no olvide que los creyentes somos, en un sentido espiritual, reyes y sacerdotes de Dios nuestro Padre. Si la mentira no es conveniente para un príncipe terrenal, cuánto menos para un rey y sacerdote espiritual, como somos los creyentes. Esas son las principales actitudes hacia la mentira que un creyente debe formar en su vida. La mentira es en extremo peligrosa.

Note a lo que puede conducir. Lleva a profunda aflicción a los que son víctimas. Proverbios 26:28 dice: "La lengua falsa atormenta al que ha lastimado, y la boca lisonjera hace resbalar"

Es probable que Usted haya probado ya el trago amargo de alguna mentira dicha por alguien en su contra. La tendencia natural es a buscar al que propagó la mentira para darle su merecido, o hacer algo para que a todos les conste que lo que se dijo es mentira. Pero no ceda a este impulso. Lo único que logrará es hacer más grande la herida. Lo mejor es dejar la situación en las manos del Señor.

Deje que él pelee por Usted. Deje que él se encargue de lavar su nombre de la mancha causada por la mentira. Así es, la mentira conduce a la aflicción a sus víctimas. La mentira también conduce a una multiplicación de mentira. El que miente una vez debe necesariamente mentir otra vez para cubrir la primera mentira. De esta manera se produce una multiplicación de mentira. Esto sin contar con que el mentiroso es como un imán para atraer a la mentira.

Proverbios 17:4 dice: "El malo está atento al labio inicuo; y el mentiroso escucha la lengua detractora"

La mentira también conduce a ofensas mucho más graves. Oseas 4:2 dice: "Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden"

La mentira es solo un comienzo de una larga cadena de males que pueden llegar inclusive al asesinato.

También la mentira puede producir un éxito pasajero, el cual es solo presagio del desastre inminente. Proverbios 21:6 dice: "Amontonar tesoros con lengua mentirosa es aliento fugaz de aquellos que buscan la muerte"

El mentiroso se contenta por el aparente éxito de su mentira. Lo que no se da cuenta es que a la vuelta de la esquina está el precipicio donde irán a parar sus huesos cuando caiga en él. La mentira nunca trae beneficio duradero.

La mentira también conduce a la exclusión del cielo. Los mentirosos no tendrán parte en el cielo. Apocalipsis 21:27 dice: "No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero."

En concordancia con esto, la Biblia muestra que la mentira conduce al lago de fuego. Apocalipsis 21:8 dice: "Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda."

Es el castigo final de Dios a los mentirosos. Salmo 5:6 dice: "Destruirás a los que hablan mentira; al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová."

Una vez que hemos visto todo esto que declara la Biblia acerca de la mentira, es obvio que debemos hacer lo que sea necesario para librarnos de la mentira.

La sugerencia es reconocer que la mentira es pecado. Si desea librase de la mentira, mírela como Dios la ve, como un pecado, mas no como una debilidad o una mala costumbre, o como una exageración, o algo parecido.

Una vez que ha reconocido la mentira como pecado, es necesario que lo confiese a Dios como tal. Hable con Dios y dígale: Soy mentiroso. Dije esto o aquello, o hice esto o aquello. No se justifique. Cada vez que mienta, vaya a la presencia de Dios para confesarla. En algún momento conseguirá pensar antes de mentir, para evitar la mentira.

Después debe comprometerse delante de Dios a no mentir aunque ponga en riesgo su vida. Odie la mentira y resista mentir a cualquier precio. Además debe orar a Dios para que le libre de la mentira. Así como David quien pedía a Dios que le libre de entrar en el camino de mentira y también pedía a Dios que ponga guarda a sus labios para que jamás salga de su boca una mentira.

Cada día debería adoptar la costumbre de rogar a Dios en oración que la mentira esté lejos de su vida. Si a pesar de todo, cae en la mentira, no piense que todo ha terminado o que no puede luchar contra la mentira. Quebrántese delante de Dios en oración y confiese su pecado y deje que Dios le levante para volver a caminar en la verdad.

No olvide que otra característica de la vida auténticamente cristiana es la ausencia de la mentira.

SOY CREYENTE Y ESTOY ENAMORADO DE UNA CHICA NO CREYENTE

SOY CREYENTE Y ESTOY ENAMORADO DE UNA CHICA NO CREYENTE

Soy creyente y estoy profundamente enamorado de una chica católica romana. Mi mamá me ha dicho que eso no está bien porque es contrario a lo que dice la Biblia. Pero mi mamá no entiende que yo quiero mucho a esta chica. Además, yo no creo que la Biblia esté en contra de algo que me hace sentir tan bien. Inclusive yo estoy seguro que en algún momento esta chica llegará a recibir a Cristo como Salvador. Necesito su consejo. Me parece que el problema básico es que comenzaste mal esa fase de la vida que es tan hermosa y que se llama enamoramiento. Antes de enamorarte de alguien era necesario que busques la voluntad de Dios sobre ello. Recuerda que la voluntad de Dios está en la palabra de Dios. Si hubieras dado la debida atención a la palabra de Dios hubieras encontrado textos como 2 Corintios 6:14 donde dice: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?" Basado en este texto, hubieras llegado a la conclusión que no podías ni pensar en enamorarte de una chica que no sea creyente. Creyentes e incrédulos parecen iguales externamente, pero internamente son totalmente diferentes. Los creyentes están vivos espiritualmente, los incrédulos están muertos espiritualmente. Me imagino que no te gustará ir de brazo con alguien que está muerto espiritualmente. Los creyentes son luz, los incrédulos son tinieblas. Me imagino que no te gustará estar junto a alguien que vive en tinieblas. Los creyentes son justicia, los incrédulos son injusticia. Me imagino que no te gustará andar junto a alguien que es injusticia. Los creyentes son hijos de Dios, los incrédulos son hijos de Satanás. Me imagino que no te gustará hacer pareja con alguien que es hijo de Satanás. ¿Qué tal si llegas a casarte con ella? ¿Sabes quien llegará a ser tu suegro espiritual, entre comillas? Claro. Satanás. Me imagino que no te gustará meter a Satanás en tu familia. Por todas estas consideraciones, la voluntad de Dios es que no te unas en yugo desigual con una incrédula. Tu mamá tiene toda la razón cuando te ha dicho que no está bien que te enamores de una chica incrédula. Tú dices que quieres profundamente a esta chica incrédula. Pues eso es otro problema adicional. Además de no tomar en cuenta la voluntad de Dios en cuanto a no unirte en yugo desigual con la incrédula, tú cometiste otro error. Dejaste que tus emociones te arrastren. Es por eso que estás infatuado o locamente enamorado o como quiera que lo llames. Tus emociones están tan agitadas que te han vuelto ciego a la razón. Por eso es que no puedes ver que tu mamá está tratando de ayudarte. En tu ceguera estás pensando que tu mamá no quiere que seas feliz. En tu ceguera has llegado inclusive a pensar que la Biblia está en contra de que seas feliz. Todo lo contrario mi querido joven amigo. Dios por medio de la Biblia quiere lo mejor para ti y por eso te advierte en contra de algo que está muy mal en tu vida. Hablando de la buena voluntad de Dios, Romanos 12:2 dice que es buena, agradable y perfecta. Dios quiere lo mejor para ti. Si tú buscas de corazón hacer la voluntad de Dios en cuanto al enamoramiento, encontrarás que lo que Dios traiga a tu vida será lo mejor, algo bueno, algo agradable, algo perfecto para tu necesidad. En tu ceguera también has llegado a pensar o a esperar que tu enamorada llegue a recibir a Cristo como Salvador. Bueno, para Dios nada es imposible, pero lamentablemente las estadísticas de los casos similares al tuyo demuestran que es poco probable que una persona incrédula se haga creyente estando en una relación de enamoramiento. Lo que pasa es más bien lo opuesto. Es decir que la persona creyente se amolde a la persona incrédula y actúe como si fuera incrédula. Si tomas la decisión de casarte con esa chica incrédula, ¿en qué iglesia tendrá lugar la ceremonia de bodas? Me imagino que la chica siendo católica romana y querrá casarse en una iglesia católico romana. En cambio tú siendo creyente querrás casarte en una iglesia evangélica. ¿En cuál iglesia te vas a casar? El primer domingo después de casado, tu esposa querrá ir a misa. Tú como creyente querrás ir a una iglesia evangélica. ¿Adónde vas a ir? ¿A ninguna? Pues eso justamente será el inicio de tu debacle espiritual. Más tarde vendrán los hijos. Tu esposa querrá bautizarles de niños como es la costumbre en la iglesia católico romana. Tú insistirás que deben bautizarse una vez que hayan crecido y una vez que hayan recibido a Cristo. Esto encenderá una discusión no pequeña con tu esposa que echará a perder la felicidad en el matrimonio. Es decir mi querido joven, si persistes en ese camino tienes todas las de perder y nada para ganar, aparte de satisfacer tu obstinado corazón. No es para nada recomendable hacer pareja con una chica incrédula. Amós 3:3 dice: "¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?" Por último, cometiste el error de entrar en una relación de enamoramiento sin contar con el apoyo de tus padres, al menos de tu mamá, ni de los ancianos en tu iglesia, ni de personas maduras espiritualmente hablando. El enamoramiento es algo tan importante en tu vida que no debiste haber comenzado esa relación basado solo en tu buen juicio. Recuerda que la Biblia advierte en contra de confiar las decisiones al corazón. Jeremías 17:9 dice: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" No te dejes guiar por los impulsos de tu corazón. Pensando que estás caminando derecho vas a terminar en el precipicio. Confía en la palabra de Dios, en tus padres, en los líderes de la iglesia y en las personas que te aconsejen bíblicamente. ¿Qué más podría decirte? Es probable que lo que yo te he dicho, tú lo hayas escuchado ya. No eches a perder tu vida. No causes dolor a tu familia y a la iglesia donde te congregas. Lo antes posible, reconoce que estás mal. Reconoce que estás en pecado. Confiesa a Dios tu pecado y apártate del pecado. No será fácil terminar con tu enamorada, porque las emociones están en juego. Pero es necesario que lo hagas. Un dolor ahora es preferible a toda una vida de permanente dolor. Que Dios te guíe a tomar la decisión correcta. Por: David Logacho

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Motivación del amor

Si pasas revista a tu vida,
verás
que los momentos más entrañables
los que viviste con más intensidad,
fueron aquellos
en que obraste
con el amor por motivación
Henry Drummond

El amor es una amistad incontrolada. Comprensión tácita. Mutua confianza. Compartir y perdonar. Ser fiel en las duras y en las maduras. Conformarse con la falta de perfección y dar cabida a la debilidad humana.
     El amor está satisfecho con el presente, tiene esperanzas para el futuro y no se deja amargar por el pasado. Es una crónica diaria de irritaciones, dificultades, transigencias, pequeñas desilusiones, grandes logros y objetivos comunes.
     Si el amor está presente en la vida, puede compensar muchísimas carencias. Si falta el amor, nada que se tenga será jamás suficiente.
                                                                         Ann Landers

     Despilfarra amor. El amor es el único tesoro que se multiplica al dividirse; el único regalo que se hace mayor cuanto más se prodiga; el único negocio en que rinde buenas ganancias ser derrochador. Obséquialo a manos llenas, espárcelo, arrójalo a los cuatro vientos, vacíate los bolsillos, vuelca el vaso, tira la casa por la ventana. Mañana tendrás más que nunca.
                                                                             
Anónimo

La Tumba de Jesús

Una titánica patraña

¿Tendremos que acostumbrarnos? Cada año, al acercarse la Pascua - que es tiempo de reflexión, recogimiento y alegría para los cristianos - el mercado avanza con algún producto escandaloso que acapare la atención. Este año Discovery Channel presentará un "documental" realizado por James Cameron, el director de la película "Titanic" sobre el "hallazgo" de la tumba de Jesús con sus restos y los de toda la familia.

Los productores quieren reeditar el fenómeno de "El código Da Vinci" de Dan Brown, que abrió una veta nueva en el mercado, la del escándalo religioso. La obra de Brown era, desde el punto de vista literario, intrascendente y prescindible; a pesar de estar plagada de inexactitudes y datos históricos erróneos, supo explotar la ignorancia e ingenuidad de la gente. El autor jugaba con la ambigüedad: ante los eruditos sostenía que su obra era solo ficción y ante el público indocumentado alegaba que todos los datos eran veraces. Desató el morbo aludiendo a escritos, como los Evangelios Apócrifos, muy conocidos por los entendidos, presentándolos como si fueran documentos secretos, celosamente guardados por una cofradía inexistente cuyo propósito era que no llegaran al gran público porque demostraban que el cristianismo era una patraña.

Dan Brown hizo escuela y aparecieron quienes trataron de emularlo manipulando escritos antiguos carentes de valor histórico e inventando ficciones escandalosas que tratan de destruir la fe cristiana desvirtuando un hecho fundamental: La resurrección de Jesús.

El año pasado fue "El Evangelio de Judas", un conocido escrito gnóstico que intentaba confundir a los cristianos primitivos, y lo presentaron como un documento sospechosamente escondido. Este año la audacia es mayor, porque Cameron, un director de cine, se atribuye el mérito de haber descubierto la mismísima tumba donde están los restos de Jesús. Según informaron los productores el film sostiene que Jesús mantuvo una relación sentimental con María Magdalena, de la cual tuvo un hijo llamado Judá y fueron enterrados en la tumba familiar que se halla en Jerusalén.

La tumba de Talpiot a la que se refiere Cameron fue descubierta e investigada en 1980 por el arqueólogo israelí Amos Kloner, arqueólogo oficial del distrito de Jerusalén, quien se expidió diciendo "es solo una farsa publicitaria, un excelente material para una película de televisión, pero un total sin sentido, algo absolutamente imposible" - y añadió - lo que buscan es hacer dinero. Luego descalificó a Cameron señalando que no es arqueólogo y no conoce el contexto de la familia de Jesús. Con mucho criterio explicó: Es muy poco probable que Jesús y sus parientes tuvieran una tumba familiar. Ellos eran una familia de Galilea sin vínculos en Jerusalén. La tumba de Talpiot perteneció en cambio a una familia de clase media del primer siglo de nuestra era.

¿En qué se basa Cameron para hacer sus afirmaciones? En que los nombres de los osarios hallados son, entre otros, María, Jesús, José, Judas, Mateo. Ignora que los nombres de María, José y Jesús eran comunes en la época porque evocaban a personajes de la historia sagrada hebrea: María .

(Miriam) era la hermana de Moisés; José fue el cuarto patriarca del Génesis, descendiente directo de Abraham, Isaac y Jacob; y Jesús (Josué) fue el conquistador que sucedió a Moisés y presidió la conquista de la tierra de Israel. Hay muchos testimonios que demuestran que en el primer siglo muchas personas llevaban estos nombres. En la obra de Flavio Josefo – historiador judío del primer siglo - aparecen veintiún personas llamadas Jesús y aún en el Evangelio queda testimonio de que eran nombres comunes, basta recordar la profusión de mujeres llamadas María.

Lo asombroso es que, a pesar de lo que digan los eruditos, el impacto mediático está instalado y las ganancias de Cameron y Discovery aseguradas. Abusan de la ignorancia y falta de información de la gente y con toda inescrupulosidad atacan la fe sembrando dudas e interrogantes. Pueden hacerlo con total impunidad porque el mercado carece de moral y este fraude no es punible.

Con todo desparpajo Cameron dice, como si fuera un erudito, "Hicimos nuestra tarea. Presentamos el caso y ahora el debate puede comenzar". Pero la imbecilidad tampoco es punible.

Salvador Dellutri

Amor Oculto

Raúl y Adriana se encuentran solos en la oscuridad de un parque. Son enamorados hace algún tiempo y todavía nadie lo sabe.
- ¡Te amo con todo mi corazón Adriana! - Le dice Raúl mientras le da un beso.
- Sí, ya me lo has dicho varias veces Raúl, pero, ¿Hasta cuando vamos a estar así a escondidas? ¡Cómo quisiera gritar que te amo!.
- ¡No!, ¡Nadie debe saberlo Adriana!, ¡Si se enteran tus papás nos matan!.
- Pero yo quiero que se los digas Raúl, no está bien que nos veamos a escondidas. Cualquier día alguien nos puede ver y contárselo a los demás...
Lo que Adriana no sabía es que Raúl tiene otra enamorada y por eso, no quiere que nadie se entere. ¿Será correcto mantener un enamoramiento secreto?.
Si tanto el joven y la señorita no se aman, ambos querrán seguir en secreto. Solo están por “vacilón”, y no quieren nada en serio. Cuando uno está verdaderamente enamorado, NO PUEDE CALLARSE. Siente ganas de decirle a todo el mundo que tiene su pareja y que LO AMA. Solo desea hablar de su pareja.
El joven que no ama a Dios, no le interesa para nada estas cosas. Se va a la iglesia solo por ver que “incauta” puede hacer caer por allí. Y muchas veces las jovencitas se prestan para estas cosas, llamando la atención desmedidamente como “carnada” para ver que “pez” cae en su “anzuelo”. Solo les interesa agregar un nombre más a su lista de “conquistas” y no les importa dar mal testimonio. A veces buscan estar al frente en algún ministerio solo para impresionar y ser visto por los demás.
Jesucristo nos enseña que los cristianos somos la luz del mundo. “Vosotros sois la luz del mundo...” (Mateo 5:14). NO ES CORRECTO tener pareja en secreto porque los jóvenes cristianos somos LUZ DEL MUNDO y una luz no puede estar escondida. Las parejas que se ven a escondidas NO AGRADAN A DIOS. Cuando un joven es sincero en sus sentimientos no tiene porque estar ocultándolo. El verse a escondidas se presta a cometer cosas indebidas, como manoseos y exceso de caricias que no corresponden a un verdadero hijo de Dios. Jesús dice: “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.” (Juan 3:20). Si tu pareja quiere seguir contigo en secreto es porque NO TE AMA
Cuando un joven ama de verdad y es sincero en sus sentimientos, estará dispuesto a decírselo a los padres de su pareja y conversar con el pastor de la iglesia para evitar un mal testimonio. Presentará a su pareja ante sus amigos como su enamorada(o). Si no tiene buenas intenciones NO HARÁ NADA DE ESTO. No es malo tener pareja. ¡Es normal! ¡Dios nos hizo así!. ¿Porqué escondernos o negarlo?. El problema está en que muchas veces no se ora y no se escoge a la persona adecuada.
Las relaciones secretas son peligrosas porque para verse, tienen que hacerlo siempre a escondidas y en esta situación, es fácil caer en fornicación y malograr tu vida por el resto de tus días, teniendo un embarazo no planeado, ya que este ambiente favorece el sobrepasarse en las caricias. También porque es fácil terminar en cualquier momento y cambiar de pareja, ya que nadie se enteró.
El joven que verdaderamente ama a Dios evitará estar en lugares oscuros y en situaciones embarazosas con su pareja. No negará a su enamorada(o) y lo presentará ante los demás como tal. La relación de los jóvenes cristianos es diferente a la que tienen los jóvenes que aun no conocen a Cristo. Dios nos ha llamado a ser diferentes en toda nuestra manera de vivir. La Biblia nos dice: “Porque en otro tiempo erais tinieblas, más ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.” (Efesios 5:8). ¿Qué eres tÚ? ¿Luz o tinieblas?.
También pueden existir jóvenes sinceros que no desean burlarse de los sentimientos de su pareja, pero están en secreto porque no tienen confianza con sus padres y quizás sus pastores o líderes han satanizado el enamoramiento diciendo que esto es pecado. A veces por tratar de ser más “espirituales” nos volvemos más ignorantes y causamos daño en la vida de los demás. Lo que los padres deberían hacer es tener más confianza con sus hijos y ser, más que sus amigos, sus mejores amigos. Los líderes deberíamos guiar en vez de condenar ya que esa es nuestra función y para eso nos llamó el Señor. Si no hacemos esto, los jóvenes buscarán consejo en personas inmaduras o incrédulas que los guiarán mal. El prohibirles tener pareja solo logrará que ellos mantengan un enamoramiento en secreto o escapen de su casa.
Esto no quiere decir que los padres o líderes deberían dejar que los jóvenes tengan los enamorados que quieran y no prohibirles nada. Lo que quiere decir es que debe existir confianza entre padres e hijos y, jóvenes con sus pastores, para que así recibiendo el consejo y la dirección de ellos, sepan esperar y escoger apropiadamente a su pareja cuando llegue el momento oportuno. Algunos líderes llegan al colmo de no querer ni siquiera que jóvenes de ambos sexos conversen o se saluden, y los mantienen alejados como si en lugar de hijos de Dios fueran personas llenas de malos pensamientos. Es verdad que la carne es débil. Jesús lo dijo (Mateo 26:41). Justamente por eso deberían darles más confianza y comprensión para que no tengan que estar citándose a solas en lugares alejados y, lo hagan de preferencia bajo la mirada de sus mayores. En toda reunión de jóvenes es aconsejable que siempre esté por lo menos algún adulto presente, pero es un error grave prohibir la reunión de jóvenes, porque de todas maneras ellos verán la forma de encontrarse. Si se les prohibe será peor.
Joven: si tu amas a tu pareja no sigan su relación a escondidas. Aunque tengan unos padres o líderes incomprensibles, tienen que decírselos. Ora al Señor. Si está en su voluntad, El les abrirá las puertas para que su relación siga adelante.

Si tus padres se oponen, óyelos. Puede ser porque tu pareja es de mal testimonio y no te conviene, pero si no fuera así obedécelos. Si los separan ¿Qué te preocupas? ¿No dices que la amas?. El verdadero amor permanece a través del tiempo y de las circunstancias. “El amor nunca deja de ser”.(1 Co. 13:8). Si solo fue ilusión, desaparecerá. Ora a Dios y espera en El.
Si estás con una jovencita a escondidas solo por pasar el tiempo, estás pecando contra Dios. Si eres una jovencita que ama a Dios NO PERMITAS ESO porque el joven no te ama. Lo más importante en la vida no es tener una pareja sino, hacer la voluntad de Dios.
Autor: Victor Zafra

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres